Amor y pareja

Fantasías sexuales: condimentos de la experiencia amorosa

Las fantasías sexuales son una manera de condimentar e intensificar el goce sexual que la humanidad conoce desde hace mucho tiempo. Activan el deseo e iluminan los puntos de encuentro erótico que unen a la pareja. Sin embargo, su existencia no es habitualmente reconocida entre nosotros.

——————————————————————————————————————————————————————————–

Cómo evitar el divorcio

La revista Salud Alternativa publicó un artículo mío sobre “Salidas posibles frente al aumento de los divorcios”. El texto enmarca al problema en el contexto de la crisis cultural en que vivimos y las nuevas formas del amor que pugnan por emerger.

——————————————————————————————————————————————————————————–

Sobre la potencia sexual y el deseo erótico

Habitualmente se afirma que con los años decae la fuerza de la energía sexual de las personas. Desde el punto de vista físico y funcional, esto podría parecer cierto. Cuando hay un crecimiento de la experiencia erótica, sin embargo, el goce, lejos de decrecer, es cada vez más intenso.

——————————————————————————————————————————————————————————–

Hacer el amor como un rito sagrado

La práctica de hacer el amor es la vía más directa de que disponemos las personas para experimentar nuestra pertenencia al Todo. Desde esta perspectiva puede considerársela como una actividad sagrada.

——————————————————————————————————————————————————————————–

Relaciones sexuales: entre la culpa y la deuda

Originalmente los mandatos judeo-cristianos validaban al sexo sólo para procrear. El tiempo hizo que se extendiese la aprobación para los casos en que hubiese “amor e intenciones de formar una familia”. Esta época pide a gritos la validación del juego por el juego mismo, por el goce y la alegría que nos prodiga.

——————————————————————————————————————————————————————————–

Los nuevos juegos del amor

El espíritu de la época reclama otras formas para los juegos del amor. La nueva modalidad todavía no se perfila con claridad, pero podría definirse como “pareja amorosa”. El camino hacia su configuración no puede ser “revolucionario”, sino la resultante progresiva de una dedicación esmerada.

——————————————————————————————————————————————————————————–

El amor, un asunto muy personal

Las distintas experiencias históricas demuestran que el hombre dio diferentes respuestas a la pregunta “qué es el amor”, proponiendo distintas maneras de vivirlo. El camino para agregar intensidad en este plano comienza por preguntarse en privado: ¿cómo quiero vivir mi propia vida amorosa? ¿qué forma sintoniza más con mis ganas? Posiblemente no encontremos modelos para imitar, y tengamos que construir la respuesta sobre la marcha.

——————————————————————————————————————————————————————————–

El erotismo y la convivencia

Por su misma naturaleza, la experiencia erótica es transitoria y requiere ser cultivada y convocada. Pedir la permanencia de ese tipo de unión en un presunto “nosotros” continuo e indisoluble, es solicitar peras al olmo. Por lo tanto, la relación de pareja requiere prestar atención al plano erótico y al convivencial, como instancias que, aunque se entrelazan, tienen dinámicas distintas.

——————————————————————————————————————————————————————————–

El amor no es un compromiso

El compromiso por el cuidado y el respeto del otro en el marco de una relación de pareja sólo tiene sentido si es convocado por el deseo amoroso. Es el amor el que gesta el compromiso, y no a la inversa. Por eso no puede ser nunca una carga.

——————————————————————————————————————————————————————————–

Sobre las fantasías eróticas y los deseos incumplidos

Una de las maneras de ir abriendo camino a la intensidad del encuentro amoroso es compartir las fantasías sexuales “prohibidas”. Aún cuando no estén dadas las condiciones para su concreción efectiva, es un excelente primer paso para comenzar a habitar nuevos terrenos antes clausurados por la prohibición cultural.

——————————————————————————————————————————————————————————–

La libertad en la pareja

Las dificultades en la convivencia de las parejas suelen originarse en actitudes posesivas que no dejan ser a lo singular de cada uno de sus integrantes. Este es el plano fundamental desde donde conviene comenzar a pensar la cuestión de la libertad en las relaciones amorosas.

——————————————————————————————————————————————————————————–

Complementariedad y posesión

La expresión “media naranja” lo resume de manera contundente: las personas buscamos en el amor alguien que nos complemente porque no nos concebimos a nosotros mismos como seres autónomos. Este punto de partida es caldo de cultivo de una manera posesiva de relacionarse.

——————————————————————————————————————————————————————————–

A amar también se aprende

La falta de información nos ha hecho creer que, en materia de amor, las personas venimos al mundo sabiéndolo todo, gracias a un presunto saber instintivo. Pero lo cierto es que es un terreno donde hay mucho para aprender, y siempre es posible ir más lejos en la búsqueda de formas más elaboradas y gustosas de amar.

——————————————————————————————————————————————————————————–

Lo que el Viagra nos enseñó

El revuelo que causó la aparición del Viagra demostró un profundo interés de la gente por profundizar la intensidad de su experiencia erótico-sexual. Y a la vez puso sobre el tapete la dificultad para construir caminos nuevos, más allá de las supuestas soluciones mágicas.

——————————————————————————————————————————————————————————–

La utopía de pensar juntos

El pensamiento es la gran herramienta de que disponemos las personas para construir el mundo que deseamos. Y en la posibilidad de pensar juntos se juega, entre otras alternativas, la de agregar mayor erotismo a la vida de pareja.

——————————————————————————————————————————————————————————–

El juego propio en el amor

Aunque en cada momento histórico el amor se presenta de una manera presuntamente únivoca, también es un campo donde las personas podemos desarrollar nuestro juego propio. De lo que se trata es de encontrar las maneras de amar que afirmen la intensidad, el erotismo y la alegría a partir de las ganas de cada cual.

——————————————————————————————————————————————————————————–

Donde hubo amor, fracasos no quedan

Cuando al amor no se le pide más que aquello que tiene para dar a cada instante, nadie puede hablar realmente de fracasos. La idea de fracaso aparece con la exigencia de resultados para un futuro.

——————————————————————————————————————————————————————————–

Erotismo y pareja

¿Por qué será que las palabras “amante” y “amorío” dicen de una persona y de una experiencia amorosa exterior al matrimonio?. Siempre es claro que “el amante” o “la amante”, es “el otro” o “la otra” del esposo o la esposa. ¿Es que los esposos, no son amantes?. ¿Es esto lo que hace que nunca usemos esa palabra para referir a ese vínculo?

——————————————————————————————————————————————————————————–

Amor erótico

“El matrimonio es la tumba del amor”.
Dichos como este no aparecen en el decir popular desde la amargura de algunos pocos sino desde la experiencia de los más. Cuando una frase semejante resuena desde la experiencia colectiva, significa que hay algo instaurado en las costumbres que dificulta y empobrece las posibilidades, la presencia y la intensidad del amor.

——————————————————————————————————————————————————————————–

Los caminos del erotismo

Muchas veces nos preguntamos qué es el erotismo, intentemos una aproximación: es el encuentro en la mayor profundidad e intimidad del ser propio con otro ser. Lo erótico es lo que me permite expandirme más allá de mi mismo, estar y ser en estado de continuidad con otro.